Desarrollo de medicina deportiva, indispensable para atletas mexicanos

0
50
views

Por Verónica Dávalos
México, 4 Ene (Notimex).- Para un deportista de alto rendimiento o un atleta profesional, la recuperación es primordial después de una lesión, para poder regresar a sus actividades y continuar con su carrera.

La tecnología en la medicina del deporte ayuda a una recuperación más pronta y más efectiva sin secuelas o generar las menores posibles, pero se debe tener en cuenta que esta especialidad apenas se está desarrollando en el mundo y en México.

“A nivel nacional aún nos falta mucho, se carece de muchos equipos para tener una buena evaluación de una persona y más de una persona de alto rendimiento” indicó a Notimex el galeno Eduardo Mejía, del Centro de Nutrición del Hospital ABC.

Algo elemental es la prevención, aquí se destacan dos puntos importantes como la alimentación y el descanso, a los que no se le da la prioridad necesaria y resulta negativo para el deportista, provocando que sea más propenso a lesionarse.

“El 70 por ciento de la preparación de un deportista es la alimentación, equilibrando carbohidratos, proteínas y grasas, lo cual es tan importante como el sueño, situación que no se comprende mucho en México”, dijo José Manuel Díaz Campuzano, cirujano, traumatólogo y ortopedista.

Los resultados a nivel mundial del deporte nacional no reflejan ser los mejores, por diversas situaciones como condiciones de viaje, horarios de descanso y planes de alimentación.

“Dichos puntos no son tomados en cuenta para nuestros deportistas, principalmente a nivel amateur, que no logran cumplir su objetivo como llegar a mundiales o conseguir medallas olímpicas”, explicó Díaz Campuzano a Notimex.

En cuanto a las lesiones, se ha tenido un gran avance con aparatos como radio frecuencia, luz pulsátil, láser, ondas de choque, hidroterapia, termoterapia, la aparatología en general ha evolucionado tanto que deportistas que se lesionan se recuperan en la mitad del tiempo que hace 10 años, apuntó.

Hoy en día, los atletas pueden aprovechar aparatos y terapias sin que sean invasivas con guía ultrasonográfica, Terapia de Reemplazo de Testosterona (TRT), ultrasonido terapéutico, entre otros, para salir adelante de rupturas fibrilares o esguinces fuertes que son de las situaciones más frecuentes.

La recuperación va de los tres a los seis días máximos, mientras que las menores (rupturas fibrilares o esguinces) pueden salir en 48 horas, con estos tratamientos.

En cirugías es donde se notan más los avances tecnológicos “por ejemplo una lesión discal, en menos de seis meses, los deportistas van a poder estar corriendo en un 90- 92 por ciento a la aceptación de su cuerpo; ligamento cruzado anterior roto, en un año, el deportista está prácticamente al nivel de antes”, indicó el especialista.

Pero realmente para que se recupere el paciente es necesario que tenga los debidos cuidados. La fuerza, flexibilidad y velocidad se pueden alcanzar sin ningún problema con la operación.

José Manuel Díaz reconoció que el desarrollo de las tecnologías se da en países de primer mundo como Alemania, Suiza e Inglaterra y llegan a México de segunda mano y a altos costos, además de que pocos son los médicos que saben las técnicas adecuadas o manejar los aparatos o máquinas.

Esta tecnología tiene costos elevados y las instituciones públicas no se dan abasto suficiente para atender las necesidades de los mexicanos, ya que no cuentan con los aparatos suficientes ni modelos actualizados.

“En los hospitales más grandes de Salubridad en México, se tiene alta tecnología, pero no la más avanzada, estamos muy lejos de tener aparatos de vanguardia que se desarrollan en otros países y que favorecen la recuperación” expuso.

En este sentido, Eduardo Mejía apuntó que el principal problema es “la demanda excesiva, desde primer nivel, atender 40 personas en un lapso de seis a ocho horas, es insuficiente y también muchas veces no hacen la correcta interconsulta o la referencia oportuna, por la misma sobredemanda”.

Los futbolistas profesionales son los que más pueden aprovechar estas tecnologías, mientras los basquetbolistas, voleibolistas, los atletas de deportes de contacto y deportes acuáticos, se encuentran muy lejos de disponer de aparatos especializados, principalmente por los costos.

“No creo que falte capacidad, ni preparación, simplemente falta un poco de apoyo inclusive se puede decir gubernamental. No hay ese ingreso, muchas veces no llevan médico porque no les alcanza, pero sí es necesario”, sostuvo.

En algunos casos, subrayó, cuando los atletas mexicanos se enfrentan a largos desplazamientos para ser atendidos, lejos de su familia, mal comidos y desvelados, ésta, entre otras situaciones les afecta para no poder conquistar los triunfos en las competencias.

El también director de la Clínica de la Rodilla consideró que “debería haber programas recurrentes que tomen en cuenta llevar un equipo médico a competencias”.

En años pasados se desarrollaron programas para prevenir, detectar y atender problemas de distintos tipos como “Ponte al 100”, “PrevenIMSS” y MIDE del ISSSTE, entre otros que ayudaron, pero no son los indicados para deportistas de alto rendimiento, ya que si se buscan buenos resultados se necesitan mejores equipos, coincidieron los expertos.