Segundo Esfuerzo

0
44
views

Por: Duncan MacLeod

Hoy es el inicio de una serie de exposición de ideas y pensamientos que algunos pueden llamar columna, otros ni nombre le darán, lo importante es leer a conciencia lo que aquí se presenta y que tiene como objetivo despertar el subconsciente ciudadano el cual nos lleve a buscar respuestas a nuestras demandas más sentidas por parte de las autoridades y que, quienes tienen la conducción de llevarnos a buen puerto puedan rendir verdaderas cuentas a los ciudadanos de a pie y no a sus clientelas ciudadanas.

Así pues, es necesario conocer las obligaciones que tienen desde el Congreso local los diputados que representan a todos los ciudadanos sin importar la preferencia partidista que tengan, y no, no son nuestra autoridad, ni nuestros patrones, como se creían no tan distinguidos legisladores pasados que no vale la pena nombrarlos.

Cuanta gente como usted y como yo conoce a su diputado local y que tengamos en común no haber trabajado en su campaña, desde que se les otorgó su constancia de mayoría cuantos legisladores han regresado a su colonia a presentar un plan de trabajo, a constatar las necesidades de los electores y no hablo de programas asistenciales, ni de regalos de reyes, hablo de un trabajo permanente con su comunidad a la que representan.

Tienen 3 años para trabajar a favor de nosotros, no de su partido ni de su familia, amigos o patrocinadores, cuántos de ellos terminarán el cargo por el que fueron electos, a cuántos de ellos no les importamos y saltarán en busca de otro cargo, por eso importante, pensar en la reelección de aquellos chapulines que solo buscan el beneficio personal y cobrar una dieta bastante gratificante, por ello no dejan de buscar un cargo de elección popular.

Querido lector, sirva este ensayo para exigir cuentas a nuestros legisladores y provocar una profesionalización de los mismos, así como se le exige a cualquier empleado, se les debe respeto sí, pero no tienen un cheque en blanco para hacer lo que les plazca sin medir las consecuencias, es hora de poner un segundo esfuerzo a nuestra participación ciudadana, un segundo esfuerzo a su trabajo señores legisladores, un segundo esfuerzo por sacar adelante al Estado y a sus ciudadanos.